Santi Molezún 2022

Santi MolezÚn

El Castillo de las Mentes Prodigiosas

Compartir esta publicacion

Escrito por Josefina Valero :

Hola diario de Santi, te he estado leyendo, y primero, me parece algo impersonal, llamarte diario de Santi, esperemos que tu dueño te de algún día tu propio nombre.
Me ha gustado lo que he leído en cada línea y lo que he leído entrelineas. Hoy te voy a contar algo del Castillo de las mentes prodigiosas, que a mi me llamo mucho la atención.

Puede que a las personas a las que menciono no les guste lo que voy a contar. No se enfaden contigo ni con tu dueño, que se enfaden conmigo que soy la que lo estoy exponiendo, ya que en su día nadie se atrevió a comentarlo.

Vamos a mirar hacia atrás y a viajar en el tiempo:

Estamos unos cuantos sentados en el área de fumadores, para ser exactos éramos: «Leevon Kennedy», «Santi Molezún», «Jorge Astyaro», «Carlos Lucconi», «Lola Montero» y una servidora: «Josefina Valero».
Algunos de nosotros no fumábamos pero estábamos por la compañía de charlar un rato agradable. Alguien, no recuerdo quien, saco el tema de la homosexualidad, el conde Lucconi , por supuesto como buen macho cabrio dijo que: – ¡A su casa nunca iría un marica!
Recuerdo que yo dije algo así como que al ser profesora, mi único interés sería la defensa del niño, creo que no se me entendió demasiado bien mi punto de vista, o quizás yo no me explique bien.
En este punto ya estábamos hablando de adopciones y demás, la bruja Lola dijo que ella tenía muchos amigos homosexuales y amigas lesbianas y que eran sus mejores amigos, y es con Lola precisamente con la que quiero que te quedes en la mente diario, porque de «Carlos Lucconi» y su vena machista te hablaré otro día

Ahora diario te voy a trasladar a otro día, o mejor dicho otra noche en «El Castillo de las mentes prodigiosas», y esta vez estamos en sala de los espejos, quiero que retengas la primera escena y las palabras de «Lola Montero», porque así podrás comprender lo que a continuación voy a contar y la hipocresía, aunque sea algo que todos deseemos no poseer, cuando nos atacan entonces no nos importa poseerla.

Sigo, con mi historia: estamos a medianoche en la sala de los espejos: Leevon Kennedy, Astyaro, Santi y naturalmente yo, vamos a hacer una sesión de espiritismo con la tabla oui­ja de Astyaro, durante la sesión ocurre algo que nos hace pensar en ese momento que el espíritu presente es burlón y nos esta tomando el pelo.

En este punto, querido diario de Santi Molezún, quiero que estés muy atento para que después podamos reunir factores y llegar alguna conclusión aquellos que te lean y así lo deseen.

El espíritu es una chica llamada «Jessica», cuando le preguntamos que quien va a salir del Castillo nominado en la primera tanda nos contesta que yo: Josefina, en este punto yo me enfado con el espíritu, simplemente porque no me quiero ir del castillo, tampoco quiero ganar, simplemente quiero una semana más en ese hotel de cinco estrellas televisivo, sabía lo que me esperaba al volver a casa y necesitaba retrasarlo todo lo posible.

Le hacemos otra pregunta al espíritu, le preguntamos que de los que estábamos allí quien iba a estar en la final, nos contesta que Santi, Leevon y Astyaro, aquí nos animamos y le preguntamos ya muertos de risa que quien va a ganar y nos responde que Astyaro.
De pronto Leevon le hace la pregunta que si alguien esta liado con alguien de entre los moradores del castillo y la contestación que nos da nos deja a todos sin palabras, nos contesta….sí: La Santera Miguelina y Lola, nos echamos todos a reír y en ese momento pensamos que realmente este debía ser un espíritu que les gustaban las bromas.

Leevon me pregunta que como yo duermo al lado de Lola ¿que si no he notado nada?, todo esto entre risas, yo contesto que a mí ¡esas dos me quieren tanto!, que tan pronto como llego a los dormitorios, donde dormíamos en camas continuas sin tabiques, Lola echa las cortinas de su lado, para que no las vea, ni pueda hablar con ellas, como si a mi eso me importase mucho.

Entonces Leevon nos revela que desde donde duerme ella si que las puede ver y se cogen de la mano y otras cositas.
Al día siguiente como sabíamos que habíamos sido grabados, antes de que se mencionase nada en la gala, Santi, decide comentarle a Lola y Miguelina lo ocurrido en la sala de los espejos, yo pensé que a Lola le iba a dar un infarto, ¡que yo os voy a denunciar a todos! nos chillaba histerica, etc, etc etc.
Bueno y yo digo: ¿pero Lola si tú eras tan amiga de los homosexuales y lesbianas como es que te ofendes tanto porque haya alguna sugerencia en ese aspecto hacia tu persona?, hubiese quedado mucho mejor haber dicho: hoy por hoy no lo soy pero quien sabe lo que puede ocurrir mañana…
A mi aquella actitud me pareció igual que la de Lucconi, pero con mucha mas hipocresía, es como el que dice, yo no soy racista, pero no me traigas un negro a casa.
Aquí no termina mi historia.

Vamos a pasar a las conclusiones: el espíritu nos dijo que yo saldría en el primer grupo y así fue, dijo que Leevon, Astyaro y Santi quedarían finalistas y así fue, dijo que ganaría Astyaro ¡y así fue!.


Yo me pregunto, ya que todo fue tal cual como el espíritu nos dijo, ¿SERÁ VERDAD LA OTRA PARTE TAMBIÉN?…

Sólo lo dejo ahí, que cada uno conteste como le parezca, y ya que estoy puesta solo me falta felicitar a todas las parejas LGTBIQ+ por todos los nuevos cambios positivos hacia ellos que vienen y se acercan

¡¡Ya era hora!!!!!

Josefina Valero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones y lee los nuevos capítulos del Diario de Santi Molezún

Más para explorar

Diario de un Brujo
Diario de un Brujo

Prefacio

“No sé hasta que punto escribir lo interno que uno siente, piensa o vive es bueno o malo, pero sí sé que el llegar a

Escribo desde la cama
Diario de un Brujo

6 de Diciembre

Hoy 6 de Diciembre, es un día festivo, uno de esos días en lo que uno se queda en casa a disfrutar de su intervalo

Universidad
Diario de un Brujo

7 de Diciembre

Hoy ha sido un buen día de trabajo, estoy francamente agotado, echar las cartas a diferentes personas con distintas problemáticas e inquietudes es una tarea