Santi Molezún 2022

Santi MolezÚn

Limpieza energética a dos clientes

Compartir esta publicacion

Domingos que están para descansar, reflexionar y meditar en el sillón del salón viendo películas hasta caer la tarde.
Me extraña que tanto hastío llegué nunca a ser suficiente. El cuerpo y la mente de cualquiera se dejan conquistar fácilmente por el abandono a la tierra de nadie.

Yo en cambio lucho por no dejar levantarme, me peleo conmigo mismo para no ponerme a limpiar, hacer orden o trabajar. Me obligo a disfrutar de mirar una mota de polvo volar al mover las cortinas o de una buena película entera, sin interrupciones.

Me cuesta adaptarme, el estilo de vida que me invade es rítmico, en incesante movimiento mental o físico y hace años que no vivo el descanso y la vida sin complicaciones, como cuando era niño. Ahora parece que siempre tengo algo pendiente que hacer, siempre a las prisas por algo.

Mis gatos y perras están alucinados de verme tanto a su lado y yo noto como han envejecido, engordado y adelgazado, como si hasta ahora no hubiese reparado en ello, como si acabase de llegar de un viaje largo.

¿Cuántas cosas tenemos desentendidas por nuestro trabajo, horarios y rutina profesional?, que horror ¡cómo pasa el tiempo! y cómo lo malgastamos en circuitos cerrados preparando la nada que se nos avecina cuando menos lo esperemos.

A las 15:15 preparé un ritual de limpieza para quitarle un mal de ojo a una pareja de clientes.
Quemé el incienso con vallas de enebro para alejar las larvas astrales, brinde con mi copa de vino, encendí las velas de corte y limpieza y exorcice con agua y sal las prendas de ropa de los afectados. El humo cambió de color a medida que iba diciendo las invocaciones. Las salamandras del fuego chisporroteaban histéricas, hasta que pase las 9 veces el humo del incienso consagrado con el laurel.

Mi Athame señaló los perros de protección que creé en las 4 puertas de los puntos cardinales en giro: el este, el sur, el oeste y el norte y pedí su ayuda a los Atalayas.
Invoque a mis entidades para proteger el círculo sagrado, al tiempo que quemaba los nombres y apellidos en el trocito de pergamino bautizado con miel y tinta aurea.

La luna hoy es ideal, justo ahora, para limpiar nuestras casas o nuestras vidas de envidias, mal de ojos y magias negras.
Para finalizar el rito, bañe las fotografías en un baño de hierbas amargas de descarga con sal gorda, rezando a aquellos que nunca abandonan y que reencarnación tras reencarnación me acompañan, para que creasen la armonía de nuevo en sus vidas y restasen karma. Muchos años hace ya que ejercemos juntos.

La música completó el rito, mi venerada cantante: «Mercedes Peón»­ siempre me acompaña acústicamente. No me canso de escuchar una y otra vez las obras de esta genial gallega, artista hasta la última vena, nadie mejor que ella para llenarme de emociones que me permiten canalizar mi energía. Esta mujer es lo más sublime que hay en el mercado musical: excepcional y majestuosa ¡aún sin explotar lo que merece!. Una de las personas que más me gustaría conocer antes de irme de este redondo planeta tierra y de este siglo de locos en el que me ha tocado vivir.

Pocas personas quiero conocer, pocas me embelesan, soy asocial por naturaleza, tímido, rozando el Asperger, anarquista confeso y extremadamente disminuido social, sólo que lo disimulo muy bien.

Con los años he aprendido a hacerlo para sobrevivir, pero me cuesta horrores ver a nadie, quedar con alguien, conocer a alguien, cenar con alguien, ir a reuniones públicas, hablar en público, presentarme, nunca sé que hacer con las manos, a donde mirar, que decir, y siempre clavo mi mirada fijamente a la cara de la persona que tengo delante pensando: ¡quiero irme ya y desaparecer inmediatamente!!!!!!!, analizo lo que digo después de decirlo pienso para mis adentros: -No te quería decir eso, perdona, quiero dejar este diálogo…

Estoy de psiquiátrico desde muy niño, pero esto no lo sabe nadie, por favor no lo cuentes, es un secreto entre tú y yo. Si las personas supiesen que detrás del gran Santi Molezún: «El mejor vidente del mundo» se esconde un psicópata insociable tendría que comer piedras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones y lee los nuevos capítulos del Diario de Santi Molezún

Más para explorar

Diario de un Brujo
Diario de un Brujo

Prefacio

“No sé hasta que punto escribir lo interno que uno siente, piensa o vive es bueno o malo, pero sí sé que el llegar a

Escribo desde la cama
Diario de un Brujo

6 de Diciembre

Hoy 6 de Diciembre, es un día festivo, uno de esos días en lo que uno se queda en casa a disfrutar de su intervalo

Universidad
Diario de un Brujo

7 de Diciembre

Hoy ha sido un buen día de trabajo, estoy francamente agotado, echar las cartas a diferentes personas con distintas problemáticas e inquietudes es una tarea