Santi Molezún 2022

Santi MolezÚn

Todo día y noche en cama

Compartir esta publicacion

Es complicado hablarte de cómo me siento, llevo todo el día en la cama, como desde hacía años no vaqueaba, años, que no tengo un respiro.
Estar en el lecho estos días, aunque sea por enfermedad, me hace recobrar el sueño, de un desgaste de años.

Y pese a que me siento fatal y tengo muchísimos dolores y mucha asma, cuando cesan, porque todo cesa, me siento como cuando era pequeño y no iba al colegio y disfrutaba de la película del mediodía sin tener que aguantar al maltratador profesor de gimnasia: «Jose Luis» ataviado con un gran bigote blanco tipo «Hitler» en el «Colegio Peleteiro». Siempre mandándonos dar vueltas al patio y pegándonos bofetadas a mano abierta en toda la cara, dejándonos la marca en la mejilla, cuando incumplíamos sus normas o peticiones. Por cierto a este mismo profesor me lo encontré una vez en «ABANCA», 40 años más tarde; y por un decisivo último segundo me contuve en ir hacía él y darle una ostia a mano abierta por los viejos tiempos, son esas secuencias casi imperceptibles donde uno recula sus sentimientos y continua esperando cola para una transferencia, en lugar de montar lo que sería el mayor show de su vida.

Vino Diego, mi guapo asistente a higienizar la casa como de costumbre, me paseó a las locas de mis perras y me hizo una sopa, ¡que cosa tan rica y magnifica es tomarse en la cama una sopa calentita cuando uno esta doliente!… ¡y como me gusta que me cuiden!.

Es la disculpa perfecta para abusar atención de nuestros afines.

Trabajé de nuevo desde la cama, con mi portátil y mis 3 teléfonos tirados sobre la almohada.
Como se nota que se acerca el fin de año y que acabo la noche buena. Tengo la centralita a rebosar de llamadas de toda España, justo ahora que estoy moribundo, asmático, y asemejo a «Darth Vader» en la guerra de las galaxias.

Mi secretaria no ha dado hecho, la pobre me llamaba sin ton ni son. He tenido que seleccionar las más importantes para poder ir organizando una agenda que intuyo estos próximos días se hará interminable. Ella y Sergio (mi mejor amigo) tramitan casi todo.

Sergio es mi mano derecha, como yo le llamo mi «Golosino», a todas partes me acompaña y gestiona todas mis citas, tiendas, encargos importantes, es digamos mi barrera con el mundo, todo pasa por él antes de llegar a mis manos.

Aguanta a cada persona que llama con mucha paciencia y buen talante, y me hace llegar todos los recados de mi secretaria. Yo sin embargo soy un borde, desagradable y cortante con el mundo, por eso Sergio beneficia mi imagen pública afablemente.

Hacemos la vida complicada a cuanto más nos introducimos en nivel de trabajo, gastos, empleados, y publicidad, que a veces me pregunto, si es quien de darnos la felicidad.
Recuerdo cuando sólo era yo y yo mismo, un teléfono fijo y una habitación de casa de consultorio. Que tranquilidad y que paz vivía en mi hogar, ¿Cuándo se desbordó todo?
Puñetero el día que crecí, me volví ambicioso, «famoso», ansioso, egocéntrico y asquerosamente perfeccionista.

Hay clientes que me conocieron con 12 y 14 años y sabrán de lo que hablo, toda aquella pureza de un niño que vivía feliz y tenía poderes, que cobraba la voluntad y se iba derechito a comprar cromos con el dinero que ganaba, acabó convirtiéndose en un oráculo consultado por los propios Dioses y anunciado hasta en los «tetrabricks de leche».

Como canta Rafael:
Que sabe nadie…
Si ni yo mismo muchas veces se que quiero… Que sabe nadie
Por lo que vibra de emoción mi corazón…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones y lee los nuevos capítulos del Diario de Santi Molezún

Más para explorar

Diario de un Brujo
Diario de un Brujo

Prefacio

“No sé hasta que punto escribir lo interno que uno siente, piensa o vive es bueno o malo, pero sí sé que el llegar a

Escribo desde la cama
Diario de un Brujo

6 de Diciembre

Hoy 6 de Diciembre, es un día festivo, uno de esos días en lo que uno se queda en casa a disfrutar de su intervalo

Universidad
Diario de un Brujo

7 de Diciembre

Hoy ha sido un buen día de trabajo, estoy francamente agotado, echar las cartas a diferentes personas con distintas problemáticas e inquietudes es una tarea