Santi Molezún 2022

Santi MolezÚn

Me desnudo ante tí, porqué no tengo nada que ocultar

Compartir esta publicacion

La tendencia del final de un ciclo es hacia el caos, a la nada. Para dar comienzo un nuevo amanecer, es preciso que haya un anochecer. La torre debe caer, para dejar construir unas estructuras nuevas a cambio.
La normalidad de un hecho, transcurre después de un movimiento anormal. La vida siempre ocurre en capítulos cíclicos, donde una vez que acaba una escena, está empezando a formarse la siguiente.

En mi ciclo actual, yo estoy en un buen momento profesional y amoroso, sin embargo no estoy bien, mi vida está finalizando en algún aspecto o quizás en todos, y estoy gestando mi nueva existencia temporal, el nuevo ciclo de mi duración aquí en la tierra.

Mentalmente mi visión de lo que me rodea, es a cada día que pasa, más nítida y completa. En una escala evolutiva espiritual y mental, estoy en la cima de una gran montaña de supervivencia; he aprendido muchísimo desde niño, y aunque imagino me quedan cosas por descubrir, me hallo en uno de mis mejores puntos, como adivino, como brujo y como persona.

Es el amor a quien no está, lo que sigue siendo mi condena, soy incapaz de olvidar el pasado y de no echar de menos a mis seres queridos que ya no están. Esto es lo que me flaquea y a veces en fracciones de segundo me tumba literalmente. Creo más en la vida en el más allá que en la de el más aquí. Pero no me consuela la idea de sentirlos aquí a mi lado, necesito algo más, algo que me daban antes, que equilibren mi vida como antaño, existiendo, estando, simplemente.

Hoy he ido a trabajar a mis consultas, estaban a rebosar, he atendido clientes, uno tras otro hasta las 6 de la mañana.

Llamó «Nacho Mirás Fole», periodista de «La Voz de Galicia», el periódico sin discusión más leído en mi tierra. Le comunicó a mi secretaria su deseo de hacerme una entrevista para la contraportada del día 2 de Enero, primer periódico del año, ya que el día 1 no lo hacen por ser festivo y día de resacas nacionales, dormidas hasta la noche… maratón de descanso para muchos…¿ quien se levanta a comprar el periódico?.Dinero perdido para los inteligentes diarios.

Trató los temas que me iba a preguntar con Sergio, quien lo citó por teléfono para el mediodía, donde apareció por mi despacho. Un chico de mi quinta, con un estupendo blog propio, el cual me encargué de leer antes del encuentro para conocer quien sería mi interrogador, un blog de Internet que recomiendo. Lo que más me ha gustado, entre otras cosas de su contenido, son las brillantes foto­montaje del fabuloso personaje de la enfermera: «Cherry Ames», es lo más absolutamente genial que he visto en años­.

Sobre todo, lo entenderán aquellos gallegos que me lean. En una de las fabulosísimas fotos geniales, sale un famoso alcalde de un pueblo gallego, personaje muy famoso en mi tierra por tener un restaurante, al que acuden gente como: «Julio Iglesias», «Juan Pardo», «Manuel Fraga» y «Dios».

Esta persona es líder del caciquismo en Galicia y conocido de muchos por librar a algunos de la mili y conseguir destinos para otros que no podían librar ni en sueños, cobrando por aquel entonces: ¡un millón de las antiguas pesetas!.

¿Que como los libraba?, pues muy sencillo, con sus importantes contactos, que al parecer él presumía tener. Siempre decía que eran sus amigos.
Y es cierto que ellos lo pensaban, ellos mal creían que él era «su amigo», ya que no tenían ni idea de que él cobraba por aquellos favores que pedía por amistad.
Que si librar de la mili, que si hablar con fulanito o menganito para conseguir un trabajo en el ejercito, que si pasase una mili más cerca de sus hijos, más cerca de su lugar de origen, que si librase del calabozo… etc.
La siguiente pregunta sería, ¿Por qué lo sabes Santi Molezún?.
Pues, muy sencillo, querido diario, lo sé porque una de aquellas personas que le hacían favores, sino la única, y sin saber nada de su mercantilismo, era ¡mi propio padre!, coronel del Ejército de Infantería.
Papa era demasiada buena persona, y no soportaba las injusticias de la mili, ni del ejército, que muchas veces fastidiaban la vida de alguien que tenía que dejar todo para entrar en él, o rompía matrimonios con hijos que no tenían como mantenerse y siempre que podía ayudar, ayudaba a todo el mundo, hasta a los soldados cuando estaban haciendo guardias en el cuartel, muchos recuerdan a mi padre como un tío que les ayudó a pasar una buena mili y que siempre estaba de buen humor. En todos estos años, hasta ahora, no he conocido una sola persona que hable mal de él, todo son elogios.

«A.B.» cobraba estas ayudas abusando de la bondad de mi padre y eso no se lo perdonaré en mi vida.
Papa se enfadó mucho conmigo y no me creyó nunca cuando se lo conté, me chilló y me dijo que le quería mucho, que era un buen amigo de verdad, que jamás haría algo así. No hay más ciego que el que no quiere ver Papa.

Yo estaba harto de que mucha gente me lo contará, e incluso un amigo muy cercano: «Manuel» lo vivió en primera persona y pagó el famoso millón de pesetas por librarse de la mili.
Y ahora acabaré con una frase lapidante que mi madre dice y ha dicho en alguna ocasión a la muerte de mi padre, cuando otro «amigo «llamó para darle el pésame y que es una autentica verdad: «Para la mierda de amigos que tenía mi marido…»y le colgó. Esta persona es una de esas amistades peligrosas que uno ni sabe que tiene y que de seguro tendrá que darle cuentas por ensuciar una trayectoria tan recta cuando se encuentren en el cielo. Creo que todas las almas nos encontramos en el paraíso y nos perdonamos todo, por eso a veces no sé si me pasaré por él… soy demasiado rencoroso para según que egoísmos.

Cambiando de tema: «Robert Mapplethorpe» es mi fotógrafo preferido desde siempre.

Pero hoy por hoy yo tengo el mío propio, se llama: «Theodor Smeu Stermin» y es rumano.
Es un autentico genio de la fotografía, famoso y maravilloso escenógrafo, él ha sido quien me ha sacado todas las fotos que aparecen en mi web y publicidad.

Salgo completamente desnudo, enseñando mi pene y genitales, porque mi nuevo gran eslogan publicitario es: «No tengo nada que ocultar».

Con esta idea trato de dar a entender a la gente que no voy de nada, no me disfrazo, soy sincero y claro como el agua y que no tengo nada que ocultar, ni en mi vida, ni en mi trabajo. Lo que ven es lo que hay, ni más ni menos.

La ropa sobra, pues solo cumple aparentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones y lee los nuevos capítulos del Diario de Santi Molezún

Más para explorar

Diario de un Brujo
Diario de un Brujo

Prefacio

“No sé hasta que punto escribir lo interno que uno siente, piensa o vive es bueno o malo, pero sí sé que el llegar a

Escribo desde la cama
Diario de un Brujo

6 de Diciembre

Hoy 6 de Diciembre, es un día festivo, uno de esos días en lo que uno se queda en casa a disfrutar de su intervalo

Universidad
Diario de un Brujo

7 de Diciembre

Hoy ha sido un buen día de trabajo, estoy francamente agotado, echar las cartas a diferentes personas con distintas problemáticas e inquietudes es una tarea