Santi Molezún 2022

Santi MolezÚn

a man sleeping on a cardboard

Compartir esta publicacion

Recuerdas el “sin techo” del que te hablaba el pasado domingo, aquel que estaba condenado a dormir en un cajero a 4 grados. Pues ha vuelto esta semana por mi tienda y he optado por traerlo a casa a vivir conmigo.

Ahora está mejor, lleva ya 3 días en mi caótico hogar. Es argentino, y tiene 30 años, no tiene amigos ni familia aquí en España y vive una vida en la calle sin trabajo, ni medios para salir al paso.

Después de darle de cenar lo que tenía, le he ofrecido ducharse con música (lo que más me gusta) el tiempo que quiera.
De pronto ha sido feliz, su cara lo decía todo, que mal debía sentirse, que una simple ducha ahora para él es todo un lujo. Después de afeitarse y asearse tiene otro aspecto, aunque creo que se pasa con la colonia y el desodorante.

Le he lavado la ropa, dejado la mía, y he preparado un cuarto de invitados. En su cama he puesto el edredón nuevo que acababa de comprarme, aún sin estrenar. Por primera vez desde hace mucho durmió caliente y seco, sin agobios.

Come mucho, se nota que le gusta mi comida,… aunque a mi lado parece que el que lleva sin comer mucho tiempo soy yo.

La situación de este chico es una de tantas que hay por las calles, hay cientos de «sin techos», que la vida les ha flagelado, mutilado psicológicamente, maltratado o arruinado. Se ven sometidos a un juego en los que ellos no tienen ficha o no tienen dados. No pueden participar como nosotros, no sin un tejado o un teléfono donde le puedan localizar para buscar un empleo y darle cualquier notificación. No tienen dinero para comer, ni para llamar desde una cabina, ni para lavar su ropa en una tintorería, ni para poder viajar y eso hace que su aspecto cada día sea más patético y penoso.

A cuanto peor pinta tienen la gente más los rechaza, peor les miran por la calle y más los marginan y ellos más se resienten y cargan de pensamientos negativos. Es una serpiente que se come el rabo, un círculo vicioso donde atrapadas estas personas no saben o no pueden salir de esa rutina, muchos acaban finalmente en la droga o en el alcohol para aguantar ese hambre, esa angustia vital y tanto frío, otros en una depresión crónica.

Imagínate, si cada vez que te dejas las llaves dentro de tu casa y te quedas fuera unas horas lo pasas fatal, piensa como se sentirá alguien que esta totalmente arruinado y sólo. Que tiene que dormir a la intemperie en la sucia calle,resguardándose en un cajero automático con el frío que actualmente hace aquí en Galicia a 4 grados.

Pienso que debo hacerlo, tengo que ayudarle, tiene que encontrar un trabajo. Dejarle vivir en mi casa con todas las comodidades hasta que tenga dinero para alquilarse su propio apartamento o su propia pensión. Sacarlo de esa pobreza que le absorbe.

Le intento dar consejos, asesorar en todos sus fallos, para que logre salir del hoyo y ser un ganador, pero él esta muy hundido y me cuesta mucho sacarlo adelante. Tiene retrocesos de ánimo.
Aún así nadie me gana a tozudo, y este tío, como me llamo Santi Molezún acabará por tener su vida en otras condiciones más humanas. Se merece una ayuda, como cualquiera.

Hablamos hasta altas horas de la madrugada, me cuenta su historia de amargo pasado y parece que me abre su mente hasta lo más profundo de su subconsciente.
Esta lleno de resentimientos, demasiado dolido con el mundo y a la defensiva con todos.

Tiene rasgos muy morenos, es de pelo oscuro, ojos azabaches y expresivos. Mi nuevo amigo, está como vaca sin cencerro y me queda mucho que hacer por él.

Lo primero es buscarle un trabajo en cualquier cosa y cambiarle su aspecto dejado, por el de una persona normal. Armonizar sus biorritmos haciendo que descanse y viva tranquilo, alimentarlo y darle muchos ánimos para salir de toda esa miseria y recuperar su amor propio.

Lo siguiente es enseñarle a volar sólo, para que no se acostumbre a mí y se quede enganchado a la comodidad gratuita.
Ya te seguiré contando, ahora necesito dormir, descansar, que mañana me espera un día de fuertes movimientos y trasiego de clientes.

Buenas noches Diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe actualizaciones y lee los nuevos capítulos del Diario de Santi Molezún

Más para explorar

Diario de un Brujo
Diario de un Brujo

Prefacio

“No sé hasta que punto escribir lo interno que uno siente, piensa o vive es bueno o malo, pero sí sé que el llegar a

Escribo desde la cama
Diario de un Brujo

6 de Diciembre

Hoy 6 de Diciembre, es un día festivo, uno de esos días en lo que uno se queda en casa a disfrutar de su intervalo

Universidad
Diario de un Brujo

7 de Diciembre

Hoy ha sido un buen día de trabajo, estoy francamente agotado, echar las cartas a diferentes personas con distintas problemáticas e inquietudes es una tarea