Categorías
Diario de un Brujo

24 de Diciembre

Hoy he ido a comer a casa de mi madre, primero he ido a comprar algunos regalos para mis sobrinos: «Aida» y «Mateo», ellos disfrutan estas fechas con la ilusión que a los demás nos falta, por eso quise participar en esa felicidad del amanecer de mañana, ayudando al viejo Santa Claus.

No he atendido a nadie en mi consulta durante todo el día, parece como si la gente no se acordase de las musas del destino el día anterior a navidad.
Mis tiendas han estado vacías, no a entrado ni el aire de un muerto a ver mis artículos de magia, no ha venido ni el cartero.

Son fechas donde la gente no se preocupa cómo siempre de sus angustias diarias, sino más bien «intentan» ser felices.
No obstante he abierto mis comercios, he venido a trabajar como un día normal y he aprovechado para barrer el suelo de todo el local y escribirte. Barrer no está valorado cómo se debería, cuando uno hace esta acción también está barriendo la energía del lugar, por eso se recomienda barrer de dentro hacía fuera, de atrás para delante, de arriba para abajo, para renovarla y limpiarla de «malas vibras».

Dani me ha acompañado hasta las 19:00, hora que se ha ido a casa de su familia para preparar la cena con su madre y sus hermanos. Antes ha venido a vernos un amigo íntimo de mi pareja. Esta grabando un disco con una importante discográfica y muy pronto lo lanzará en España y Sudamérica: «Ángel Montero» es un artista muy bueno y completamente andrógino, su voz es un torrente de tonos, siempre cantando a todas horas y hablando de sí mismo. De los amigos de Dani, es uno de los que más quiero, pese a su egocentrismo disparatado y sus constantes cambios de humor.

Me he quedado sólo: con Greta y Mora, mis perras, están aquí tiradas a mi lado mientras bailo sobre el teclado y leo sms horteras que me envían compulsivamente amigos y conocidos al teléfono móvil, para felicitarme estas coloridas y frías fiestas.

¡Que horror de mensajitos!, hace falta ser hortera para escribir semejantes holocaustos del buen gusto:
Te escribiré algunos de los más horrorosos o típicos que me han llegado, espero que sus autores nunca lean este blog…:

La vida está llena de pequeñas alegrías… El arte consiste en descubrirlas. Felices días de Navidad. Y suerte para el año nuevo. Besos
(Bueno este no es tan malo, aunque queda en la carpeta de los típicos)

Hace falta un minuto para ver una persona especial. Una hora para apreciarla. Un día para amarla y luego… Toda una vida para olvidarla. Feliz Navidad (Este no acabo de entender que pretende decirme con él)

Cuando un niño nos sonríe. Cuando el anciano nos da paz. Cuando el amor nos envuelve. Cuando la ilusión siempre está. Cuando no exista más odio. Cuando no exista el luchar. Cuando todos seamos uno. Cuando hagamos del mundo un hogar. Así hoy, mañana y siempre… viviremos en NAVIDAD. Con mis mejores deseos AMOR Y PAZ. FELIZ NAVIDAD Y MILES DE BESOS de todo corazón. (Este que me perdone su autora, es lo más hortera que he visto este año, se lleva el Oscar a la horterada)

Ríe, canta, regala una sonrisa, olvida lo malo, coge lo bueno, piensa en aquello que te gusta, y sobre todo…SUEÑA .FELIZNAVIDAD. TE LO DESEA. El autor (Protejamos su intimidad, este es otra horterada sin talento)

Estos mensajes de Navidad son siempre una cursilada configurada para envíos masivos que ni tan siquiera es personalizada para cada receptor, quiero decir normalmente sus autores los envían a toda la lista de contactos de la agenda de su teléfono móvil…, a veces a números que ni tienen apuntado el nombre del contacto, con lo que ni saben a quien se lo están mandando, lo que los convierten en mi opinión en un queda bien fácil­ rapidito para cumplir en estas fiestas en las que parece que «todos tenemos que querernos y ser felices a toda costa».

Hoy también ha venido a felicitarme la noche buena una clienta árabe que vende alfombras en el mercado que se pone delante de mi escaparate. Siempre he atendido a esta mujer gratis, desde hace un par de años y le he regalado la mercancía de mi tienda, toda cuanto ha necesitado a ella y a sus hijos. Le he hecho también un trabajo de magia gratis, que ha funcionado, y ella me está muy agradecida. Toda su familia me adora y me regalan alfombras constantemente, ¡ya no sé donde meterlas!. Gente humilde y excesiva en gracias, que no hablan ni papa de español, más que gracias, gracias, gracias…

En una ocasión los vecinos del pueblo donde viven, intentaron echarles del pueblo, por racismo, xenofobia y estupidez mental, algo que prima en las aldeas. Les mataron a sus perros constantemente, cada vez que compraban otro animalito, volvían a dispararle y asesinarlo… y al 5° asesinado vinieron desesperados a ver si yo les podía ayudar.

Hablé con una amiga abogada, que trabaja en Medio Ambiente en la «Xunta de Galicia» y le pedí que interviniese, ella se reunió con ellos y tramitó todo para poder ayudarles en lo posible, sin cobrarles ni un euro también.
Ellos resolvieron sus problemas y conseguí que vivan más tranquilos.

A veces un brujo y sus influencias pueden contra todo un pueblo de cretinos. No hay cosa que más me indigne que el caciquismo gallego y la injusticia racial. Y el maltrato a los animales me puede, si veo algo así no me censuro, ataco.

La navidad me empalaga, no tengo ni el más mínimo espíritu navideño este año, soy como el de aquel cuento de navidad, que vivía sin creer en las fechas blancas. Y dudo mucho que vuelva a tener algo que se ha incinerado con todos estos disgustos, pero sabes una cosa, no me importa, quizás nunca debió estar ahí, pues siempre ha sido una enorme y majestuosa mentira, la felicidad, mi amado diario no existe, es una quimera de autoengaños y una enorme falta de empatía hacia quien carece de ella.

close

¿Disfrutas de este diario? Por favor corre la voz :)

Tiktok
Instagram
Youtube
Youtube
Twitter
Visit Us
Follow Me
Tweet
LinkedIn
Share
Whatsapp
Skype
Telegram
Telegram
Telegram
Avisarme
Soundcloud
Amazon Music
Itunes Music
Spotify